Mogg: pastrami neoyorkino en Berlín

El pastrami es una especie de fiambre típicamente judío hecho con carne de ternera desangrada, prensada, ahumada y especiada, un alimento emblema de la ciudad de Nueva York pero cada vez más de moda en todo el mundo.  Mogg es uno de los básicos cuando hablamos de un brunch de calidad y de buen pastrami en Berlín. Sus bocadillos y su pastrami casero enamoran de verdad, para que os hagáis una idea, la última vez que lo recomendamos, nuestros amigos repitieron dos días seguidos. El concepto del local es una deli de tipo neoyorkino, sus dueños, cansados de no encontrar buenos sándwiches de pastrami en Berlín, decidieron ponerse manos a la obra, hasta el punto de que son ellos los que hacen su propio fiambre con carne traída de Estados Unidos.

Mogg

Su bocata de pastrami está tan rico que les ha valido incluso una mención en el New York Times, aunque, a nosotras, el que de verdad nos encanta es el Reuben, y es que el queso y el chucrut le dan a la carne una jugosidad difícil de superar. Realmente, cualquier plato de su carta es una buena elección, aunque nuestros favoritas son la shakshuka, un plato tradicional judío, consistente en una especie de pisto muy rico en el que se cocinan un par de huevos, el bocata de pulled pork y la tostada de brioche con setas, trufa y huevos pochados, que, sinceramente, es algo de otro planeta. Aunque los precios de los sandwiches puedan parecer excesivos, la calidad es muy buena y son bastante contundentes. Nuestra recomendación a la hora de pedir es que lleguéis con apetito y escojáis varios platos a compartir, un sandwich y otro plato o ensalada para cada dos personas y acabaréis más que satisfechos.

Huevos y setas trufadas sobre tostada de brioche: un bocado de cielo

El local está situado en pleno centro, en una calle repleta de galerías de arte, pero, a pesar de ello, es bastante difícil dar con él si no conoces el lugar de antemano, la puerta no da a la calle ni tiene apenas señalización.  Son muchos los detalles que hacen de Mogg un sitio bastante especial. Desde el edificio de lo alberga, una antigua construcción que solía ser un colegio para niñas judías, hasta su restaurante vecino, Pauly Saal, uno de los estrella Michelín más reputados de la ciudad. Sin olvidar su decoración, con un toque elegante y bastante alejada del estándar berlinés, sus colores vibrantes, asientos comodísimos y las vistas a la pequeña cocina que hay tras su barra, harán que os queráis quedar allí durante horas.

Mogg

Es un lugar bastante concurrido, especialmente por la mañana y a mediodía sábados y domingos,  y, al ser este el único horario en el que no se puede reservar mesa, os recomendamos visitarlo durante la semana, a primera hora si tenéis oportunidad o incluso para una merienda o cena contundente.

¿Qué? Mogg  // 

¿Dónde? Auguststraße 11-13, 10117 Berlin, Alemania

¿Cuándo? Lunes a viernes de 11 a 22, fines de semana de 10 a 22.

¿Cuánto? €. Bocatas y platos entre 6-12 €.

¿Qué más? Tiene opciones vegetarianas. Recomendado para grupos no muy grandes y genial para familias. Evitar fines de semana al mediodía.

Mogg

Mogg

More about Carmen Iniesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *